Una mousse de chocolate ¡riquísima!

Publicada originalmente en la sección “Comer” de La Vanguardia

Esta receta incluye un proceso muy difícil de lograr: esperar a que la mousse esté fría para comérsela. Antes de eso, también es importante que pongas toda tu atención y tus sentidos en hacer la crema inglesa. La crema inglesa es un refinado método de tortura inventado por los chefs franceses para castigar a los “stagiaires” rebeldes. El hecho de apellidar “inglesa” a la preparación es una muestra más de la antipatía histórica de los galos por sus vecinos del otro lado del Canal de la Mancha. PERO, y este PERO va en mayúscula, tu paciencia y atención con esta preparación base serán recompensadas con creces en el resultado. Es un postre rico, elegante, refinado y con un precio aproximado de apenas 1,50 € por porción. 

Ingredientes (Para 6 porciones)

200 grs de nata líquida

90 grs de chocolate 70% cacao cortado en trozos

3 huevos

90 grs de azúcar blanco

60 grs de mantequilla sin sal

nueces para decorar

Comienza por separar las claras de las yemas. Es muy importante que no quede ni la más mínima traza de yema en las claras. Reserva las claras. En un cazo pequeño, coloca la nata, el azúcar y las yemas. Lleva a fuego medio/bajo y remueve constantemente. El propósito es que los huevos se cuezan sin coagularse. Por eso hay que remover constantemente y prestar mucha atención a la textura de tu crema inglesa. Está lista cuando tenga una consistencia similar a la lecha condensada (quizá un poco más ligera). La prueba reina es humedecer una cuchara en la crema y pasar el dedo por el anverso. Si la marca de tu dedo permanece, está lista. Si la crema cubre la marca de tu dedo, sigue removiendo y prestando atención. Cuando esté lista, retírala del fuego. Coloca un un bol aparte el chocolate y la mantequilla, y vierte encima la crema inglesa. Remueve ocasionalmente mientras se derriten el chocolate y la mantequilla. Con una batidora de mano o un batidor de varillas, bate las claras a punto de nieve (hasta que forme picos que permanezcan). Antes del próximo paso, asegúrate de que la mezcla de crema inglesa, chocolate y mantequilla esté a temperatura ambiente. Si lo está, incorpora con mucho cuidado las claras a punto de nieve con la ayuda de una cuchara de madera. Lo mejor es hacerlo con movimientos envolventes para conservar la mayor cantidad posible del aire atrapado en las claras. Una vez que esté todo combinado, puedes envasar en moldes individuales y llevar a la nevera durante al menos dos horas. Para servir, coloca una nuez encima de cada mousse. También puedes acompañar con nata montada. 

El toque especial: decora con 1/2 cucharadita de naranja confitada picada muy finamente

Puedes conservar en nevera durante hasta tres días. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s