Muffins de chocolate

Estándar

Esta receta es perfecta para explicar la diferencia entre muffins y cupcakes (ponquecitos, magdalenas).

Ah, y además es una merienda riquísima. 

Los cupcakes están hechos básicamente de una masa de pastel (o bizcocho) cocinada en porciones más pequeñas.

El muffin -aunque tiene más o menos los mismos ingredientes- lleva menos azúcar y menos grasa, la consistencia de la masa es más firme y el resultado tiene alveolos (los huequitos que deja el leudante) más grandes que los de los cupcakes, y por lo tanto una miga que se desmorona más fácilmente.

Una última diferencia, tal vez la más importante, es que se pueden hacer muffins salados (los de maíz y jalapeño con queso son de chuparse los dedos), mientras los cupcakes (magdalenas, ponquecitos) son dulces por definición.

Bueno, aquí va la receta (adaptada con ligerísimas variaciones de la de Alton Brown, uno de nuestros cocineros de cabecera).

Para 12 muffins medianos.

Ingredientes

Secos

  • 135 gr/1 taza de harina de trigo
  • 135 gr/1 taza de harina de trigo integral
  • 92 gr/3/4 taza de cacao
  • 9 gr/1 cucharada de polvo de hornear
  • 3 gr/1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 3gr/1/2 cucharadita de sal gruesa

Húmedos

  • 210 gr/1 taza de azúcar morena
  • 52 gr/1/4 taza de azúcar blanco
  • 113 gr/1/2 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr/2 unidades de huevos
  • 227 gr/1 taza de buttermilk (leche con cultivos, keffir, yogur líquido sin sabor ni azúcar)
  • 9 gr/2 cucharaditas de extracto de vainilla

Opcional

  • 177 gr/1 taza de chispas de chocolate semi-dulce (55 a 70% cacao)

Así se prepara

  1. Precalienta el horno a 375F/190C
  2. Prepara una bandeja para muffins (puedes usar copitas de papel o lubricar directamente el molde)
  3. Mezcla los ingredientes secos con un batidor. Si las estás usando, incorpora aquí las chispas de chocolate.
  4. En un bol aparte combina los ingredientes húmedos.
  5. Mezcla los ingredientes secos y húmedos ya combinados. Llena los moldes hasta 2/3 de su capacidad.
  6. Llévalos al horno y sube la temperatura a 400F/195C.
  7. Horneálos entre 18 y 20 min, o hasta que la temperatura interior de los muffins llegue a 210F/100C, o cuando un palillo de dientes introducido hasta el fondo de un muffin salga completamente limpio.
  8. Sácalos del horno y extráelos inmediatamente del molde, para que salga la humedad.
  9. Déjalos enfriar a temperatura ambiente unos 10 min antes de servir.

Los puedes guardar hasta una semana en un recipiente hermético. También se pueden congelar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s