Dos cucharadas de tic-tac

Estándar

Todas las recetas del mundo, de cualquier tipo de cocina, de cualquier país llevan este ingrediente. Sin embargo, se usa cada vez menos y hasta estamos evitando llevarlo a la cocina, porque nos han convencido de que eso sería desperdiciarlo.

Nos referimos, claro, al tiempo. 

A esta altura ya debe haber alguien enarcando una ceja “¿El tiempo es un ingrediente? El tiempo es una cosa que ocurre y ya, independientemente de lo que piense la encantadora familia de La Cocinita de Papá”.

Pues sí, el tiempo es una cosa que ocurre y ya, pero también es uno de los ingredientes más importantes de la cocina. ¿O es que a nadie se le ha quemado un alimento por dejarlo en el fuego más tiempo del que necesitaba?

También se necesita tiempo para que fermente la masa del pan, para que el sofrito quede perfecto (suave cristalino, lleno de sabor, pero sin quemarse) y para que la sopa esté a la temperatura ideal antes de llevarla a la mesa.

Tiempo de cocción, tiempo de maceración, tiempo de refrigeración. Tiempo, tiempo, tiempo.

El tiempo, además, es lo que hace que algunos alimentos comunes y corrientes lleguen a la máxima plenitud su sabor. Por ejemplo, las frutas. O el queso. O los vinos.

Claro, alguien dirá que esa evolución es consecuencia de miles de procesos físicos y químicos. Y tienen razón. Pero para quienes consumiremos esos alimentos, la realidad es que para que esos procesos ocurran no queda más remedio que esperar. Y esperar es, básicamente, dejar que transcurra el tiempo.

En la cocina también es importante tener tiempo para, bueno, cocinar. Algo cada vez más difícil, cuando todos los adultos de la casa trabajan. Y más difícil todavía cuando toda la publicidad de alimentos, electrodomésticos y hasta cosméticos tienen un mensaje constante y único: cocinar es perder el tiempo.

Claro que la cocina puede ser un lugar solitario. Y que cuando llegamos cansados del trabajo, lo último que queremos hacer es ponernos a cortar cebolla y pelar ajos. Y que es mucho más fácil pedir del restaurant chino que hacer una cena completa en casa.

Pero si pensamos en que la comida hecha en casa es mucho más rica -y sana-, y que si ayudamos todos (uno corta, el otro lava las verduras, otro hace un arroz, otro más pone la mesa), y que el villano de nuestra serie favorita de Netflix puede esperar un rato (o un día, o una semana), la cocina deja de ser tiempo perdido para ser tiempo disfrutado.

Por eso, trata de que en tu despensa nunca falten dos cucharadas de tic-tac.

»

  1. A mi me gusta entrar en la cocina sin “prisas”, pero últimamente he tenido que cambiar un poco la forma de cocinar y dejar al horno descansar… Ya no tengo ese “tiempo” por las mañanas de los fines de semana, desde que llego nuestro Peque, tenemos que dejar la comida preparada antes de salir… Que luego llega muerto de hambre y sueño y no puedo preparar nada 😦 pero se que esto no durará siempre y sus horarios cada vez más se acercaran a los nuestros :D.

      • En eso estamos 😉 pero todavía no consigo que esté conmigo más de media hora en la cocina 😦 … empezamos siempre bien pero luego se cansa… Yo sigo intentándolo con paciencia, en algún momento lo conseguiré 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s